La escultura griega

De todas las cosas que nos legaron los griegos (las cuales han llegado hasta nosotros a través de los romanos) una de las más importantes es la representación escultórica de sus diferentes dioses, atletas importantes y personajes destacados.

Unas representaciones que se basaban en la proporción de las formas, el equilibrio de las poses y un canon de belleza idealizado, en el que el naturalismo no tenía cabida. En contra de lo que todo el mundo piensa, estas esculturas no estaban realizadas en mármol, sino en bronce. ¿Por qué creemos que son todas de mármol? Porque la gran mayoría de estatuas videos porno que han llegado hasta nosotros, son copias romanas.

Etapas en la que se divide la escultura griega

Dama de Auxerre

Época Arcaica (siglos VII-VI a.C.)

Durante esta primera etapa de la escultura griega, nos encontramos con toda una serie de figuras, los Kuros y las Kores, bastante toscas, en las que no existe ningún gesto que invite a pensar que tipo de acción están realizando. Llaman poderosamente la atención de todo el que las contempla por su gran frontalidad, sus enormes ojos almendros y una pequeñísima sonrisa bastante forzada (conocida como sonrisa arcáica).

Discóbolo

Época Clásica (siglo V- última mitad del IV a. C.)

A lo largo de la Época clásica, la cual muchos califican como el sumun de la escultura griega, los modelos figurativos fueron adquiriendo un mayor naturalismo y expresividad, así como una sensación de movimiento mucho más cercana al mundo real.

Desaparece la frontalidad y tanto los rasgos como los cuerpos esculpidos por artistas de la talla de Mirón, Praxíteles o Policleto, buscan reflejar esas medidas perfectas con las que ellos imaginaban a sus dioses. Un estricto canon de belleza, que se basaba en una combinación de cálculos matemáticos, los cuales indicaban que la figura humana debía de tener siete cabezas de alto y una musculatura  bien definida y proporcionada.

Laooconte

Época Helenística (última mitad del siglo IV-II a. C.)

Tras la gloriosa etapa de Clásica, la cultura griega comienza a extenderse por todos los confines del Mundo conocido. Esta expansión cultural, permitió que la escultura griega pudiera dar un paso adelante y se enriqueciera con las influencias de que los diferentes artistas  habían podido adquirir durante sus viajes o la estancia de artistas de diversas procedencias en las ciudades más importantes de la Hélade.

Se deja un poco de lado el ideal de belleza griego para esculpir todo aquello que se podía observar en la naturaleza, sin importar lo bello o cruel que este pudiera ser. Así mismo también se da un paso más hacia el realismo, dotando a los gestos y los rostros videos xxx gratis de los representados de un aspecto mucho más humano.

Algo que podemos observar muy bien el grupo escultórico en el que se representa la muerte del sacerdote Laocoonte, el cual es castigado junto a sus hijos por Poseidón por intentan advertir a los troyanos del engaño que estaba siendo preparado por Ulises, Una muerte, a manos de una gigantesca serpiente, que se enrosca alrededor de su cuerpo y el de sus hijos, provocando una escena totalmente caótica llena de dramatismo y sufrimiento.

El Arte Paleocristiano

Todo aquel que desee comprender el Arte de la Alta Edad Media, debe hacer una parada obligatoria en el arte que los primeros cristianos desarrollaron durante la época en la que su religión era considerada una secta por el todopoderoso Imperio Romano.

¿Por qué es tan importante el Arte Paleocristiano para el estudio del periodo siguiente? Porque en el aparecen gran parte de los símbolos que no solo son utilizados a lo largo del Románico, sino también durante toda la Historia de la Cristiandad.

Crismón

Periodización del Arte Paleocristiano

Conocemos como Arte Paleocristiano, a las manifestaciones artísticas realizadas por las  primeras comunidades de cristianos  durante los siglos II, III y IV de nuestra era. Un período, que los Historiadores del Arte dividen en dos períodos bien diferenciados:

Periodo de persecución y clandestinidad (que abarca los siglos II y III)

Este período, a pesar de ser uno de los más complicados para los cristianos, (ya que de ser capturados por las autoridades realizando actividades con su culto, eran sometidos a los castigos más crueles), es uno de los más ricos artísticamente hablando.

A lo largo de este período clandestino, aparecen las Domus Ecclesiae. Estos lugares, generalmente propiedad de personas de la aristocracia romana, eran utilizados por los primeros cristianos para reunirse y celebrar la misa sin levantar sospechas en alguna de las habitaciones de la vivienda.

Otra de las edificaciones que surge en este momento, son las archiconocidas catacumbas. Unos enterramientos subterráneos, que deben su particular disposición a la dificultad con la que se encontraban los cristianos para lograr encontrar terrenos en los que poder procurarles a sus hermanos de fe un lugar en el que poder disfrutar del descanso eterno.

La orante

Es precisamente en estos lugares, en los que aparecieron las primeras representaciones artísticas enmascaradas con elementos romanos, para que si estas eran vistas por ojos no iniciados en el cristianismo pasaran totalmente desapercibidas. Un ejemplo de ello lo tenemos en la representación de la orante, una mujer con los brazos extendidos hacia el cielo en señal de oración, a la que los artistas cristianos representan con la apariencia de una matrona romana.

Período de la Iglesia Oficial (siglos IV y V)

Tras el declarar al cristianismo como una religión tolerada en el Imperio Romano en el año 31, la vida de las comunidades cristianas cambia de forma radical. A partir de este momento los más destacados hombres de la Iglesia, comienzan a ser piezas importantes dentro del Imperio. Un nuevo poder que les da la posibilidad de conseguir que los emperadores les dieran el permiso para construir sus propios edificios de culto o aprovechar para tal fin  las antiguas basílicas romanas.

el buen pastor

Todas las construcciones que se realizan a partir de este momento, se llenan de preciosos mosaicos, en los que se pueden observar imágenes como por ejemplo, la de Jesucristo representado como el buen pastor (un joven muchacho que porta una oveja sobre sus hombros, con el que se simboliza el deseo de Cristo de salvar a todos aquellos que forman parte de su rebaño), pavos reales (símbolo de la resurrección) o el símbolo de Cristo por excelencia, el crismón.